Mapa de navegación equivocado

14.04.2011 - 26.05.2011

volver a exposiciones

Jorge Cano (Madrid, 1973)

Mapa de navegación equivocado

Jorge Cano presenta sus nuevos trabajos desde la anterior exposición en las salas de la CAM en Avda de América (2010). Se trata de pinturas sobre tela de gran formato, en algunos casos dípticos, que igual no tienen más tema que la propia pintura y su aparición. El proceso y el azar se convierten en uno de los ejes fundamentales de un trabajo que no hace sino dar cuenta del tiempo, del paso del tiempo, para ser más exactos, sobre cualquier cuerpo: la pintura como práctica diaria, como modo de hacer vida y de dar cuenta de un paso del tiempo que ejerce alteraciones sobre las sustancias físicas. Biología, acaso, fisiología, una memoria de la materia. Se trata de afirmar lo que queda,  la sensación; una sensación que da cuenta de una materia en puro cambio y de sus relaciones y modificaciones de la sustancia-pintura-vida en su mezcla con otras (¿habrá una política en ese grado?). Un mundo previo a la ordenación, que defiende la necesidad de una proclamación del juego y la variación como afirmación de esa sustancia-vida, sustancia-mente que es la pintura que nunca resuelve problemas, sino cuya jugada consiste en plantear problemas.

En la sala Algeciras, Pq y Jc señalan una nueva paradoja. Se plantea un nuevo enigma, no nuevo, para ser exactos, sino realmente viejo y rastreable desde hace siglos. Si es la sustancia-luz y la epidermis lo que se dirime arriba, abajo es la presencia acuática lo que genera una nueva temperatura, la de lo sumergido, lo oceánico. Un agua que, por otra parte, le pertenece al propio enclave de la sala. Se podría pensar en cuevas, zenotes y otros lugares en los que se ha experimentado de manera subterránea una relación corporal ajena a la luz y a la superficie en la que es el agua la que determina.