La muerte, la locura, ... el miedo

04.02.2010 - 18.03.2010

volver a exposiciones

Santiago Mayo (Tal, A Coruña, 1965)

 La muerte, la locura, ... el miedo

 

Santiago Mayo llega a la galería, en su tercera exposición individual, con sus característicos lienzos de 30 X 30 cm. y  sus enigmáticas esculturas que incorporan nuevos elementos como el agua o la leche. En su pasada exposición, Sin título (2006), dejaba en el aire la siguiente reflexión:

“Cada vez me cuesta más sentir y emocionarme. Perforar esa gruesa y pringosa capa de “valores” anestésicos de nuestra sociedad democrática: burocracias, poder, dinero, consumo…Ponerse a pintar puede ser un sufrimiento, no hacerlo una mortificación. Desgraciadamente ya no encuentro la pintura fuera, ahora tengo que extraerla de dentro, o peor, de abajo. Es casi un trabajo de minería: tapa, destapa, cubre, descubre, oculta, muestra; todo en la oscuridad.”

Lo anterior parece un preludio perfecto para su nuevo trabajo:

”La muerte, la locura y el miedo son tres de los pilares sobre los que se asienta nuestra cultura. Con esta exposición he querido hacer explícitas unas temáticas que siempre me han preocupado, acercándome a estas inmensidades sin ninguna pretensión filosófica. No tengo mucho más que decir sobre ellas que lo que comparto con cualquier otro ser humano pues a todos nos afectan.(*)

He orientado por tanto mi trabajo a lo puramente vivencial, tratando de olvidar las innumerables imágenes que la sociedad nos propone para, tal vez a ciegas, intentar arañar alguna sensación auténtica.

Santiago Mayo

(*)Tengo sin embargo, la leve sospecha de que la muerte y la locura podrían quizás no ser más que dos formas de éxtasis sobre las cuales hemos impresionado imágenes terroríficas e irreales. Lo único que podemos vivir claramente es el miedo, una emoción peligrosa pero rentable.”

 LA CARTERA

 ¿Cómo es posible? ¿Y ahora qué hago? Ya, ya sé que el humor es imprescindible, pero esta vez te has pasado. Esto no tiene gracia. ¿Me oyes?

Siento angustia, nerviosismo, y una tensión desagradable me atenaza el vientre. Sigo andando sin rumbo fijo.
¿Y ahora qué hago?¿Adónde voy? ¿Cómo voy a llegar a casa sin dinero, ni Visa, para pagar el autobús y el tren?

Después de vagar un buen rato llego a un cruce, giro a la derecha. Ya camino por los arrabales del pueblo. Los chopos se suceden en hileras al borde de la carretera. Una valla de alambre separa la acera de un terreno con zarzas en el que hay una casa desvencijada.

¡Pero...si estoy de nuevo en la glorieta del autobús! He hecho un círculo sin darme cuenta.

Ya entiendo lo que pasa:

  He sido un estúpido. Me encuentro atrapado en una especie de bucle temporal. Estoy perdido en el tiempo. Por eso siento este ritmo que se repite y vuelve una y otra vez con un \\\"click\\\". Me han confinado en esta fracción de tiempo y de espacio sin posibilidad de salir, de volver al tiempo real. Un intervalo perdido en el pasado o algo así. Lo han logrado pues, se han quedado con mi realidad, con mi vida....A pesar de todo algo ha fallado. 

Si me quedo aquí, la gente puede creer que me he vuelto loco y acabaré entonces en un psiquiátrico. Voy a esconderme en el bosquecillo de robles.

Atravieso la carretera y subo a través de los helechos. Aquí no me verá nadie.

 Nunca hubiera podido imaginar un sufrimiento tan insoportable. Estaré aquí prisionero eternamente. Generando dolor que alimentará la miseria de toda la humanidad. Esto es el auténtico infierno y yo me he convertido en un nuevo Lucifer. Por egoísta he perdido lo que tenía. ¡Tan precioso! Si pudiera ser como antes... Cómo me gustaría poder estar con ellos. Aunque no me pudieran ver. Aunque sólo pudiera observarlos desde los pinos. Oírles hablar y pasear en el claro delante de la cabaña. ¡Qué dolor! No puedo tampoco llorar, me han robado también mis emociones. No me queda más que la desesperación...y el dolor. No soporto más.

 Tal vez un poco de placer sexual... No, esto tampoco me alivia.

Hace frío. La araña sube por el tallo y vuelve a subir y vuelve...Todo se repite a intervalos. No tengo más que sábanas para cubrirme. Si durmiera un poco... No existo en el mundo real. Nunca moriré. Sentiré este dolor, esta angustia insoportable eternamente.

Allí hay un hombre entre los helechos... Está cagando.

Pasa un coche. Una mujer con un cochecito de bebé. Todo se repetirá una y otra vez.

No creo que pueda llegar más allá del horizonte. Justo hasta donde el perfil de la montaña se encuentra con el cielo; después nada.

Me voy a meter más en el bosque no vaya a ser que el hombre me vea.

La cuesta es empinada, el suelo lleno de hojas del otoño. Más arriba hay otra carretera. ¡Vaya!

¿Qué es esto duro bajo la tela la chaqueta? En el bolsillo. ¡La cartera!

 

AGGTELEK

 Ass-Dialectics + 2 Porno Malevich´s

 Las obras de AGGTELEK (Gema Perales1982 y Xandro Vallès 1978) se forman en los límites del vídeo, la performance, la instalación y la cultura efímera. El eje principal de su trabajo es el reflejo de los procesos creativos que van formándose en la interacción entre los artistas, su espacio y los materiales, así como en su desarrollo como “investigadores” de la materia.

 

Si el vídeo es el centro de sus obras, los objetos presentados, podrían tomarse como la huella y recuerdo en la estructura y evolución videográfica. La película Ass-Dialectics marca una brecha entre las ideas visuales, las referencias ajenas de tipo escultórico y sus dos videos anteriores (Ensayos Escultóricos) donde se mostraba a un ritmo acelerado la construcción y destrucción incesante de nuevas formas escultóricas. Esta vez el vídeo, a una velocidad normal, reformula y renueva los conceptos postulados en sus referencias.

 

El concepto mismo de escultura es puesto en tela de juicio. Esta cuestión se plantea muy en serio, pero al mismo tiempo con mucha mofa y cantidades considerables de autoburla. En una era en la que el arte no puede dejar de conceptualizar cada objeto, AGGTELEK apunta directamente a esta percepción estética sin esconderse en absoluto.

 

Las referencias a la historia del arte siempre han estado íntimamente ligadas a su trabajo. La instalación que presentan en el espacio Algeciras no es ninguna excepción. En un vídeo de poco más de 17 minutos de duración se puede ver lo siguiente: el logo de McDonald´s, la estatua ecuestre de Gengis Khan, cabezones de McCarthy, Huesitos, así como alusiones a Bruce Nauman, Robert Downey, Fluxus, Max Ernst, Jeff Koons, Jason Rohades, Malevich, Martín Heidegger y muchos más.